Visitantes

09 julio 2016

REALISMO
         Tratamiento artístico de la vida, consistente en reflejarla sin idealización ni subjetivismo.
         El realismo surge como oposición al idealismo de clásicos y románticos, proponiendo una realidad objetiva de los temas de la vida común; el hombre debe aparecer dentro de su ambiente habitual, y su trabajo cotidiano tiene que ser un motivo de fecunda inspiración. El término realismo fue adoptado en Francia a raíz de la Revolución en 1848 y que tuvo como principales representante al pintor Gustave Courbet y al teórico Champfleury; la primera manifestación pública del grupo se llevó a cabo en la Exposición Universal de París en 1855. El movimiento se había preparado entre 1830 y 1849, fecha en que Courbet expuso Un enterrement à Ornans, verdadero manifiesto de la pintura realista. En los años que precedieron a esta fecha fueron varios los hechos que prepararon la eclosión del realismo: el éxito de la exposición de Constable en el Salón de París de 1824; el redescubrimiento de la pintura holandesa del s. XVII (Rembradt, Ruysdael, Vermeer, Van Ostade, etc.); la influencia de los maestros barrocos españoles (Ribera, Zurbarán, Velázquez, Murillo), conocidos en Francia por colecciones oficiales y particulares, y de los grabado de Goya, muy difundidos. A estas motivaciones de orden estético hay que añadir la existencia coetánea de ciertas preocupaciones por los problemas sociales; ello da pie para establecer la siguiente evolución: pintura realista    pintura popular     pintura social. Representante genuino de esta generación de pintores fue Courbet, cuyo arte expresó las inquietudes sociales que invadieron Europa a mediados del s. XIX. En España, el realismo courbetiano está representado por el catalán Martí y Alsina, introductor de la pintura realista en la escuela barcelonesa.
Bibliografía: Historia del Arte. Diario “El País”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares