Época sevillana

De la llamada" época sevillana" de Velázquez (1617 a 1622) han llegado hasta el presente cuadros religiosos, cuadros profanos y otros que, pareciendo profanos, son religiosos. Entre los primeros destaca la pareja formada por San Juan Evangelista en Patmos y la Inmaculada Concepción (Galería Nacional de Londres): pareja no sólo por la relación entre los dos temas -San Juan en el Apocalipsis habla de su visión de la Mujer coronada de estrellas y pisando la Luna, base de la iconografía de la Inmaculada-, sino porque puede tratarse de retratos del propio pintor y de su novia o esposa, Juana Pacheco, hija de su maestro.

⇨ San Juan Evangelista en Patmos de Diego de Velázquez (National Gallery, Londres), interpretado como un autorretrato. A contracorriente de la tendencia de la pintura de la época, que idealizaba en mayor o menor grado las figuras, el artista opta por pintar un modelo de rasgos claramente marcados y naturalistas. 



También en la bella Adoración de los Magos (Museo del Prado) puede verse un retrato familiar, con Juana personificando a la Virgen, su hijita Francisca en figura de Niño Jesús, y Diego y Pacheco como reyes. En un aggiornamento de los temas evangélicos, no alejado, por cierto, ni de Caravaggio ni de la "composición de lugar" recomendada por San Ignacio en sus Ejercicios espirituales (según la cual hay que imaginar lo que no se ve con la misma realidad que lo que está viendo), Velázquez hace del portal de Belén una escena de vida cotidiana. No menos verídicos son los personajes de un Apostolado (colección de doce cuadros, de los que se conservan originales en Barcelona y Orleáns) pintado algo después.

⇦ El aguador de Sevilla de Velázquez (Museo Wellington, Londres). En este óleo sobre lienzo de 106 cm de alto por 82 cm de ancho, probablemente Velázquez representó una alegoría de las tres edades del hombre. 



Entre las obras de tema profano y época sevillana atribuidas a Velázquez están los dos Almuerzos (o "Meriendas") de Budapest y San Petersburgo, el Concierto (o "los Músicos") de Berlín, unos Mozos a la mesa del Museo Wellington de Londres, que también posee una obra maestra indiscutible: El aguador de Sevilla, retrato, al parecer, de un corso que se dedicaba a este oficio, pero que, al mismo tiempo, puede ser la alegoría de la Sed, del Gusto y hasta de las tres edades del hombre. Tres son los personajes: el harapiento pero nobilísimo aguador, ya viejo, que tiende a un niño bien vestido la copa del conocimiento o de la vida que él ya no necesita, mientras al fondo un hombre joven bebe con ansia. Otra pieza esencial de esta época es la Vieja friendo huevos de la National Gallery de Edimburgo, en la que se asiste al contraste entre la urgencia de la acción (un muchacho que llega con vino y fruta, cuando la cocinera está friendo) y la inmovilidad de los personajes, sorprendidos como por una moderna cámara instantánea.

El almuerzo de Velázquez (Szépmüvészeti Múzeum, Budapest). En este bodegón, una de las obras de la época sevillana del pintor, las viandas que están sobre la mesa, en un primer plano, tienen tanto protagonismo como los personajes. 

Jesús en casa de Marta y María de Velázquez (National Gallery, Londres). Aquí, el pintor se vale de la "ventanilla" para integrar el tema sagrado en un bodegón. La misma Época sevillana anciana que parece reprender a la muchacha aparece en otra obra del artista, presenciando la predicación de Cristo a la Magdalena. 

Vieja friendo huevos de Velázquez (National Gallery, Edimburgo), obra en la que los verdaderos protagonistas son los enseres culinarios y la tentativa para captar tiempos sucesivos y dotar, por tanto, a la pintura de dimensión temporal.  

Como cuadros mixtos -profanos y sacros- hay que definir a Jesús en casa de Marta y María y La cena de Emaús (1617-1618). En el primero (National Gallery de Londres) está representada una cocina o bodegón con dos figuras, una joven, con aspecto de criada y otra, vieja, que le dice algo, junto a una mesa con ajos, pescados y huevos; pero como al fondo vemos, a través de una ventana o espejo, otra escena con la misma vieja asistiendo a la predicación de Cristo a la Magdalena, e identificamos fácilmente el asunto sagrado; la vieja comadre sirve, como en la literatura de la época, de nexo entre las dos escenas. El segundo cuadro se conoce también por La Mulata (National Gallery, Dublín), pues representa a una criada de color entre cacharros de cocina. Al limpiarlo, en 1933, apareció en el fondo una ventana o espejo a cuyo través se ve lo que sucede en la estancia contigua: Jesús se revela a sus discípulos al partir el pan.

La cena de Emaús de Velázquez (Metropolitan Museum, Nueva York). En este cuadro de 1620, el pintor combina dos géneros en los que será un auténtico maestro: el bodegón y el tema religioso. 

El estilo del joven Velázquez no anda, en estos cuadros sevillanos, lejos del de su contemporáneo Zurbarán, aunque se muestre siempre mucho más magistral. Ya de mozo muestra Velázquez una serenidad que en su época era signo de majestad. Jamás parece tener prisa, y es de suponer que, de no incitarle su suegro a dejar Sevilla por Madrid, corte de España y ciudad en alza, en Sevilla hubiera vivido, acabando por fosilizarse en una atmósfera, a fin de cuentas, provinciana.

Madre Jerónima de la Fuente de Velázquez (Museo del Prado, Madrid). En este retrato, Velázquez parece acercarse a las representaciones del Greco, pues, en lugar de seguir un estilo naturalista, da a la figura de la Madre un aire poderosamente ascético.

Tantea asimismo el retrato, género postergado, que él ha de levantar hasta las cumbres. Hay en el Museo del Prado un retrato suyo, acaso la efigie de Pacheco, con cuyo estilo de retratista ofrece algunas semejanzas. Velázquez pintó también por esos años al Padre Suárez de Ribera (San Hermenegildo, Sevilla) y a la Madre Jerónima de la Fuente (Prado y otros museos), figura ascética y alucinante, digna casi del Greco, cuya influencia parece evidente en la composición, en el colorido, luces y manera de pintar las cabezas, ropas y nubes, de un raro lienzo de tema toledano, la Virgen imponiendo la casulla a San Ildefonso (Palacio Arzobispal de Sevilla), que Velázquez pinta en 1623, al regreso de su primer viaje a Madrid, durante el cual pudo ver obras del cretense.


Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria