Visitantes

05 enero 2017

Surrealismo

        Movimiento artístico-literario surgido en Francia al término de la I Guerra Mundial, cuyas repercusiones -de honda trascendencia en la evolución espiritual del presente siglo- se hicieron sentir inmediatamente en los demás países europeos y en América.

Poema-objeto de André Breton 
(Colección F Labisse). 
En 1936 tuvo lugar en París 
una gran exposición de objetos 
surrealistas, clasificados según 
las más varias procedencias. 
Incluso Breton, el máximo teórico 
del grupo, creó objetos poéticos 
como éste.
        El surrealismo constituyó, en su momento, un movimiento vanguardista surgido en torno a la revista dadaísta Littérature y promovido esencialmente con la aparición en 1924 del Manifeste du surréalisme, de A. Breton, quien lo definía como "resolver las condiciones, en principio contradictorias, del sueño y la realidad, en una realidad absoluta, en una superrealidad". Influido por el psicoanálisis de Freud y las doctrinas revolucionarias de la época, el surrealismo supo dar cauce a vagos impulsos renovadores latentes en la intelectualidad surgida de la primera posguerra. Su período más floreciente fue el de 1924-28. Como escritores del grupo cabe citar a Aragon, Éluard, Breton, Péret, Clevel, Char, Artaud y Desnos. Como ideal estético se propone lo maravilloso, lo insólito, reunir dos objetos incongruentes en un contexto ajeno a ambos. El propósito de los surrealistas no es nunca "hacer arte", sino explorar posibilidades; en palabras de Breton, "un automatismo puramente psíquico dictado por el espíritu sin control alguno por parte de la razón ni de valoraciones estéticas o morales". El catálogo de la primera exposición de arte surrealista (noviembre 1925) incluía obras de Picasso, Man Ray, Arp, Klee, Ernst y De Chirico. Posteriormente se unieron al grupo Masson, Miró y Pierre Roy. En marzo de 1926 se fundó la Galería Surrealista. En 1927 se adhirió al movimiento Yves Tanguy, y en 1930, Dalí. Los iniciadores de la vertiente plástica de la corriente fueron Arp y Ernst, representantes respectivamente de la tendencia abstracta (seguida por Miró y Masson) y del realismo mágico, continuado en el mundo caótico y alucinante de Tanguy y Dalí.



Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares