Visitantes

sábado, 25 de febrero de 2017

El sol
Edvard Munch


Pintado en 1916. Es fácil descubrir los orígenes estilísticos de este autor: junto a la línea sinuosa del modernismo se descubre toda la carga emotiva de la pintura simbolista. En sus obras, de gran audacia plástica, las líneas se alargan e inflexionan sobre si mismas una y otra vez de manera casi obsesiva, mientras los colores son escogidos por su valor expresivo. Esa utilización de colores puros procede directamente de Gauguin.

(Aula Magna de la Universidad, Oslo)

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares