Visitantes

29 enero 2017

Sin título
Roberto Matta


Pintada en 1939, es una de las telas más famosas de este artista. Este pintor, que quiso ser arquitecto, construye espacios y vacíos en los que aparecen imaginarios edificios, laberintos, extrañas estancias, poblados de personajes informes, a modo de máquinas orgánicas emparentadas con la mariée de Duchamp.

(Museo ThyssenBornemisza, Madrid)

Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares