Visitantes

sábado, 20 de agosto de 2016

Camino del jardín y macizos de dalias, 1890-91, óleo sobre lienzo, 101 x  81 cm, colección particular.
GUSTAVE CAILLEBOTTE
UN ORDEN VEGETAL

El impresionismo se acercó al jardín en términos estrictamente materialistas, lejos de la tradición simbólica o de la añoranza paradisíaca del hortus conclusus. Resulta interesante comparar este Camino del jardín y macizos de dalias (1890-91) del jardín Petit Gennevilliers con sus escenas urbanas. Pese a las diferencias de paleta y pincelada, la mirada analítica y las estrategias compositivas son las mismas marcadas perspectivas abatidas que resuelven la arquitectura espacial por yuxtaposición de planos. Caillebotte le compró a su hermano Martial en 1887, cuando este se casó, su parte de la propiedad de Petit Gennevilliers, al noroeste de París, donde amplió el jardín, construyó el invernadero y lo convirtió en su residencia habitual. A diferencia de Yerres, donde el jardín estaba concebido en términos paisajísticos, a la manera de un parque inglés, aquí predomina la geometría de los parterres donde se distribuyen y combinas calculadamente los macizos de las distintas variedades de platas, como una réplica vegetal a escala rústica del urbanismo de Haussmann en París. Las flores vienen a desempeñar aquí el papel de las figuras enlas escenas parisinas. De hecho, cuando se enfrenta a crisantemos, gladiolos y, sobre todo, orquídeas, bien en el jardín, bien en el invernadero o incluso en jarrones, más que como naturalezas muertas las individualiza como si se tratara de retratos.              


      J.M.F.

 (Fuente: Revista “Descubrir el arte” nº 210 Agosto 2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares