Visitantes

Translate

Buscar este blog

La Anunciación


Ante la necesidad de contar con una figura femenina, en el siglo XV la Iglesia promovió el desarrollo del culto mariano; la Virgen se transformó entonces en tema capital del arte cristiano renacentista. Las representaciones artísticas ilustraban particularmente el tema de la maternidad. Fra Angélico fue un beato monje dominico que comenzó su carrera decorando manuscritos, artista de temática exclusivamente religiosa. La congregación a la que pertenecía fue la que encargó la realización de La Anunciación (Annundazione).

La leyenda del Nuevo Testamento describe la visita del arcángel Gabriel a María para anunciarle que ha sido escogida como la madre del hijo de Dios en la tierra. El retablo compuesto por Fra Angélico al respecto es una perfecta ilustración del primer Renacimiento. Receptor constante de los últimos avances florentinos, ha aplicado al esquema de su creencia un recurso como la perspectiva, entonces en proceso de desarrollo.

La composición narra con profundo simbolismo dos temas de manera simultánea: el del primer plano, que se refiere propiamente a la anunciación; y un segundo, que escenifica la expulsión de Adán y Eva del Paraíso.

En el conjunto del primer término aparece el arcángel Gabriel, representado por una figura jovial y llena de vitalidad, aunque sin rasgos que determinen radicalmente su sexualidad. El emisario adopta un aire grave ante la importancia de la tarea que debe ejecutar. Se destaca la meticulosa exquisitez con que están pintadas cada una de las plumas que componen sus alas.

María se encuentra representada con las manos cruzadas sobre el pecho en señal de que acepta la misión que Dios le ha encomendado. La Biblia abierta sobre su regazo hace referencia a la tradición, según la cual, en el momento de la Anunciación María estaba leyendo el pasaje del presagio de Isaías sobre una doncella encinta. El manto azul que viste, representa el color de la Virgen como Reina de los Cielos. La paloma dorada sobre ella es el símbolo del Espíritu Santo y su venida alude a la Sagrada Concepción.

El redescubrimiento de las artes clásicas fue una constante renacentista, y los protagonistas se encuentran inmersos en una construcción de estilo clásico con columnas corintias. En el medallón que corona una de las columnas aparece la imagen de Dios Padre.

En cuanto al segundo tema de la obra, la expulsión de Adán y Eva se lleva a cabo en un plano exterior de la composición, en el margen izquierdo, y ocupa un espacio reducido del cuadro. Vigilados por un ángel, ambos personajes son expulsados del Paraíso, cubiertos sólo por unas pieles cedidas por Dios, en contraste con la fina vestimenta de las figuras protagonistas del tema central. Fra Angélico establece una jerarquía de tamaños para determinar un orden temporal y protagonice entre ambas representaciones: los del tema secundario, lejos en el tiempo, son considerablemente más pequeños que los del primer plano, más cercanas al cristianismo y más importantes en la composición.

La obra, un temple sobre tabla de 194 x 194 cm realizado entre 1430 y 1432, se conserva en el Museo del Prado, Madrid.


Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Contacto

email: puntoalarte2016@gmail.com

Textos de

Historia del Arte. Editorial Salvat
www.mcnbiografias.com
es.wikipedia.org