Visitantes

sábado, 11 de marzo de 2017

La noche
Max Beckmann


La visión de la guerra que vivió en el frente inspiró la obra de este pintor, enraizada en el gótico alemán y orientada a modo de revulsivo social. En este cuadro, pintado en 1918, expresa el drama de la tortura y de la brutalidad, el terrorismo que dominó el Berlín posterior a la I Guerra Mundial. Las figuras, pálidas y repulsivas, el horror descrito con toda suerte de detalles hasta herir la sensibilidad y una meditada deformación del espacio, fueron los recusos de un arte comprometido y realista.

(Colección Günther Franke, Munich)

Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares