Visitantes

jueves, 1 de diciembre de 2016

Merienda

Jean Metzinger


El retrato de la joven pintado por Metzinger diluye las formas en una fragmentación caleidoscópica sin apenas preocuparse por dar profundidad al cuadro. El interés del autor estribaba más bien en hacer encajar cada parte de la obra de manera lógica en el conjunto, procurando que cada una de ellas hallara su justificación espacial por el detalle de aquello que se observaría en la realidad, desde el gesto de la cuchara, hasta la sonrisa de medio lado de la muchacha.
(Museo de Arte, Filadelfia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares