Paisaje con una casa en la colina de Maurice de Vlaminck




En el cuadro reproducido, el autor revela verdaderamente su gusto por la espontaneidad y la pincelada rápida, a la vez que su preferencia por cierta geometría o arquitectura del paisaje.

(Museo del Ermitage, San Petersburgo)


Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria