Visitantes

10 octubre 2016

Ver el Arte

Las musas

Maurice Denis



Las musas (Les Muses) es obra de Maurice Denis, hombre polifacético, pues fue pintor, grabador, decorador y teórico del arte. Perteneciente al grupo de artistas conocidos como los nabis (en hébreo, profetas), del que fue el propagandista más importante, Denis se convirtió en un gran seguidor de la obra de Paul Gauguin.

Este grupo, disuelto definitivamente en 1900, estaba influenciado por la fuerte personalidad pictórica de Gauguin, que fue el maestro y modelo a seguir: lo consideraban el mayor de los pintores. De igual manera, buscaban una pintura primitiva y simbólica inspirada en el uso expresivo del color.

En este lienzo, el artista configura el espacio con la imagen de un bosque sumamente estilizado. Un tipo de representación que aparece en otras dos obras suyas, La lucha de Jacob con el ángel, de la colección Joséfowitz, y Las hojas de Kerduel, del Musée d'Orsay, pintadas también en el mismo año.

En la escena, personajes femeninos conversan, pasean plácidamente, inundando el cuadro de una inmensa sensación de tranquilidad. El ámbito decorativo se organiza por medio del ritmo de sus poses descansadas y relajadas. En primer plano, tres mujeres charlan afablemente. Este grupo parece unificar las formas de un mismo personaje, que se repite en actitudes distintas, quizás el de su propia esposa, Marthe Meurier, con la que se casaría el mismo año de la realización del cuadro, en 1893.

Toda la composición es de una elevada armonía, el espacio onírico que muchos pintores de principios de siglo xx invocaban en sus obras. Asimismo, es significativa la manera en que se reiteran en negativo en el suelo las copas de los árboles, las ramas y las hojas. Es como si el pintor francés tratara de modernizar el bosque sagrado, queriendo trasladar los colores plásticos de las estampas japonesas al entorno de la burguesía parisina, reunida en un ambiente paradisíaco.

El nombre de Las musas nos traslada al mundo de la Grecia antigua, pues éstas eran las hijas de Zeus y Mnemosine. Concretamente nueve son los personajes femeninos representados en el lienzo, que, pintados con gran delicadeza, en colores suaves, cálidos y lisos, con líneas sinuosas, nos remiten a estas figuras mitológicas.

Sin lugar a dudas, Maurice Denis siguió las directrices artísticas de Gauguin, incluso a la hora de representar el paisaje. No copia fidedignamente el entorno, hay como una cierta imaginación. El mismo consejo que Gauguin prodigaba lo llevó a cabo en su pintura. Así pues, la obra resalta por el interesante e innovador tratamiento del espacio y de la superficie. Siguiendo las propias palabras de su autor, el cuadro es “una superficie plana recubierta de colores, ordenados en cierto orden”.

Iniciado en el puntillismo, evolucionó hacia el neoimpresionismo y se interesó por los cuatrocentistas italianos, especialmente Fra Angélico y Piero della Francesca. Sus planteamientos le llevaron a ser precursor, entre otros, de la abstracción.

Este óleo sobre lienzo, que mide 168 x 135 cm, se conserva en el Musée d'Orsay, en París.


Bibliografía: Historia del Arte. Editorial Salvat. Diario “El País”

Entradas populares