Visitantes

21 octubre 2016

Plein air

Ramon Casas



La coloración grisácea de la paleta del pintor queda rota por los leves toques amarillos, blancos y asalmonados. En esta pintura, el autor contrapone una situación bien definida en primer término sobre un fondo desdibujado en el que sólo resaltan un molino y la figura de un hombre, dando a la escena una sensación de instantánea fotográfica.

(Museu Nacional d' Art de Catalunya, Barcelona).


Bibliografía: Historia del Arte. Editorial Salvat. Diario “El País”

Entradas populares