Vincent Van Gogh (1853-1890)


Vincent Van Gogh (1853-1890) Posimpresionismo

Van Gogh, Vincent (Groot-Zundert, Holanda, 30 de marzo de 1853- Auvers-sur-Oise, Val-d'Oise, Francia, 29 de julio de 1890). Pintor holandés. Una de las grandes personalidades del arte, cuya influencia sobre la pintura contemporánea, en especial la corriente expresionista, ha sido decisiva. Entre 1873 y 1889 su vida fue una sucesión de tentativas fallidas y fracasos. Trabajó en París y en Londres para las galerías Goupil, propiedad de la firma Boussod & Valadon, y se interesó por la pintura barroca holandesa y por los realistas franceses, en especial por Franc;;ois Millet, que ejerció una fuerte influencia en su obra. Disgustado por el ambiente de los marchantes de arte decidió hacerse predicador. En un intento de llevar a la práctica sus creencias religiosas y su voluntad de ayudar al prójimo, marchó a vivir con los mineros del Borinage, en el sudoeste de Bélgica. Allí sufrió la primera de sus grandes crisis espirituales cuando fue obligado a abandonar su puesto, acusado de hacer una interpretación excesivamente rígida de los preceptos cristianos. Fue entonces cuando empezó a dedicarse activamente a la pintura y al dibujo y encontró su verdadera vocación: dar consuelo a la humanidad a través de sus pinturas.

Estudió dibujo y pintura en Bruselas y en La Haya. En sus primeros óleos se percibe la influencia de la literatura naturalista de t. Zola y la voluntad de denunciar las injusticias sociales: Aldeanos comiendo patatas (1885), de la que existen dos grandes versiones, aunque también pintó paisajes y naturalezas muertas. El estudio de Rubens le descubrió las posibilidades expresivas del color. También se interesó por los grabados japoneses y por el impresionismo. Rechazó enérgicamente las normas estilísticas del arte académico y en 1886 decidió ir a París, donde su hermano Theo seguía trabajando en las galerías Goupil. Allí entró en contacto con la pintura postimpresionista de Toulouse-Lautrec, Paul Gauguin y Georges Seurat y conoció al gran patriarca de la pintura impresionista, Camille Pissarro. Durante los dos años de su estancia en París su estilo personal cristalizó en la tendencia postimpresionista, con un tratamiento de los temas muy libre en el que se admiten las distorsiones para potenciar la expresión, y el uso de colores puros muy contrastados. Pertenecen a esta época parisina Habitación en la rue Lepic, Retrato del pere Tanguy, Jardines en Montmatre, entre otros.

Con la idea de fundar una comunidad de pintores que trabajaran juntos en ambientes naturales marchó en 1888 a Aries, en el sur de Francia, y Paul Gauguin le siguió al cabo de unos meses. Allí Van Gogh desarrolló plenamente su personal visión de la pintura: un medio para expresar las emociones y los estados de ánimo del artista, a través de un motivo que sirve de pretexto. Su Café de noche, Los girasoles, La habitación del pintor y La arlesiana, son obras muy representativas de este período, que fue el más productivo de su vida. Pero los desacuerdos con Gauguin provocaron una nueva crisis del pintor que se automutiló una oreja en un acceso de locura. El pintor pasó un año en el asilo de Saint Rémy de Provence, donde siguió pintando (Noche estrellada, 1889), y volvió a París en 1890. En esta época su estilo se hizo más angustiado, con pinceladas en torbellino y fuertes distorsiones del modelo natural. El médico Ferdinand Gachet lo acogió en su casa de Auvers-sur-Oise, pero la imposibilidad de controlar su inestabilidad emocional, el sentimiento de culpa y la impotencia frente a la soledad llevaron al artista a suicidarse. A su muerte era un pintor prácticamente desconocido. Hasta 1892 no tuvo lugar una primera exposición de su obra, pero desde entonces su prestigio no ha dejado de crecer y sus cuadros han alcanzado las más altas cotizaciones del mercado del arte.

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria