Retablo del Juicio Final (detalle), de Fra Angélico


Este fragmento que muestra a los bienaventurados que entran con santa alegría por la Puerta del Paraíso, también pertenece a la segunda estancia de Fra Angélico en Fiesole (1417 -1437), durante la cual sin duda realizó sus más importantes pinturas sobre tabla. En ésta ha conseguido la expresión de una visión celeste mediante sus dos elementos pictóricos clave: luz y color. El resultado es una impalpable atmósfera luminosa que acaricia misteriosamente a los bienaventurados, a los ángeles y al paisaje del Empíreo.

(Museo de San Marcos, Florencia). 
Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria