Retablo de la Madonna dei Linaioli (detalle), de Fra Angélico


Este ángel músico es uno de los doce que enmarcan la tabla central del retablo. Es precisamente en las predelas y en detalles como este que ornan los retablos, donde Fra Angélico se impone con una suavidad y belleza de color extraordinarios. En este ángel, además, el pintor ha estudiado cuidadosamente el juego de luz. Realizado en 1433, durante su segunda época de estancia en Fiesole, es ya un primer resultado del estudio de la obra de Masaccio. 

(Museo de San Marcos, Florencia). 
Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria