Baldaquino de Bernini


El artista realizó esta famosa pieza de bronce entre 1624 y 1633, momento que marca el comienzo de la carrera de arquitecto del hasta entonces genial escultor. La retorcida silueta de las columnas, que levantan la cúspide a 29 m de altura, se perfila contra la arquitectura del templo y crea una serie de conexiones visuales, una organización espacial armónica regida por las leyes de la perspectiva, de un efectismo totalmente teatral.

(Basílica de San Pedro, Roma). 

Fuente: Historia del Arte. Editorial Salvat.

Entradas populares de este blog

La Serenísima República de Venecia

La columna rota

Carlos V, el primer Austria