Visitantes

06 agosto 2017

El Juramento de los Horacios
Jacques-Louis David


El Juramento de los Horacios (Le Serment des Horaces) es considerado un auténtico manifiesto del neoclasicismo pictórico en la época de su presentación en el Salón de 1785. Con esta obra, Jacques-Louis David obtuvo una admiración clamorosa siendo elogiada por su composición y técnica.

        En la época de los Siete Reyes Legendarios, la guerra entre Alba y Roma, ciudades unidas por vínculos de sangre, fue resuelta mediante el enfrentamiento de los tres hermanos Horacios, romanos, y los tres Curiáceos, albanos, de los cuales eran hermanas las mujeres de los Horacios. Era un combate a muerte. Uno de los jóvenes Horacios logró ser vencedor. Pero su victoria quedó empañada por las lamentaciones de su hermana Camila, prometida con uno de los Curiáceos. El vencedor, hallando a su hermana llorando a su desposado, preso del furor patriótico, le dio muerte. Cuando lo apresaron, el padre salió en su defensa, aludiendo su entrega a la causa cívica y a la razón del Estado. El joven triunfador volvió a ser aclamado como héroe.

        De la historia se quería obtener un ejemplo de virtud: el sacrificio personal a la causa común. Si embargo, David se sentía más inclinado por el aspecto trágico del relato. Así que , primeramente esbozó la muerte de Camila, y después la defensa del padre hacia su hijo. Insatisfecho, el pintor marchó a Roma y tras once meses de intenso trabajo ofreció la solución del juramento.

        Escogió el aspecto más virtuoso, pues la obra narra el preciso momento en que Horacio presenta las armas a sus hijos con el juramento de derrotar a los hermanos Curiáceos hasta la muerte, si fuese necesario. Se trataba de una pintura moral que recogía los nuevos valores del manifiesto de la Revolución: a los intereses personales se anteponen el amor a la patria y el cumplimiento del deber.

        En cuanto a la composición, simple, sencilla y equilibrada, sin adornos, destaca la perfecta integración de las figuras. Los tres grupos, los hermanos, el padre y las mujeres, se sitúa en el marco arquitectónico austero definido por una triple arcada compuesta por primitivas columnas dóricas y arcos semicirculares en los cuales se enmarca a cada uno de los protagonistas.

        Se escenifican dos mundos completamente separados. El contraste entre la actitud heroica de los hombres y la sensibilidad de las mujeres. Los hombre gloriosos, el valor masculino, con actitud altiva y decidida, mientras que la mujeres, llorando, contienen los valores sentimentales, la ternura. Los tensos músculos de los hermanos, que vibran con una gran energía son la antítesis de los gestos compasivos de las mujeres. El tema del sacrifico tiene como consecuencia el dolor.

        Esta relación entre ethos y pathos dio como resultado una pintura de gra fuerza expresiva y dramática. Para acentuar el pathos, el pintor francés añadió a las hermanas las figuras de una viuda y dos niños, aunque ningún autor clásico menciona a estos personajes.

        Nunca antes se había representado mejor el conflicto entre el deber y el sentimiento, ni el contraste entre el héroe masculino y la sensibilidad femenina.

        El dibujo es perfecto, y el modelado de los personajes se acentúan por una lus fría y uniforme y una gama cromática cálida.

         Con esta obra de gran formato, 330 x 425 cm, conservada en el Museo del Louvre de París, David alcanzó la plena madurez.


Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares