Visitantes

lunes, 24 de julio de 2017

El camino de Sèvres
Corot


Esta obra ejemplifica los paisajes tan característicos de Corot, en los ue con el caballete plantado al aire libre, captaba el trémulo movimiento de las hojas, el suave balanceo de las ramas y la silueta de sus típicos “árboles soñadores”. Su verdadero maestro fue la naturaleza, por eso, durante una conversación en que se invocaban los grandes artistas del pasado, Corot exclamó “¡las grandes líneas y los clásicos me importan un bledo! Yo estoy en los bosques”.

(Musée du Louvre, París)

Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares