Visitantes

06 enero 2017

La mujer tambaleante
Max Ernst


En 1923, cuando pintó esta obra, Ernst ya era un surrealista, incluso antes de que se publicara el manifiesto de Breton (1924). Por ello, Breton escribirá: "Guiado por la luz inmensa ... que Max Ernst fue el primero en hacer visible ... " Su imaginación exaltada y su cultura filosófica convierten sus obras en una fantasmagoría, jamás exenta de humor. Es el ilustrador de los más íntimos deseos, de los más secretos sueños que ponen al descubierto el mundo hermético del inconsciente.

(Kunstsammlung Nordrhein Westfalen, Düsseldorf)

Fuente: Texto extraído de Historia del Arte. Editorial Salvat

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares