Visitantes

domingo, 6 de noviembre de 2016

Retrato de Margarita leyendo

Henri Matisse



El artista pintó a su hija Margarita como una colegiala. Empleó una técnica sencilla, sin modelar las formas ni detenerse en dibujar sus rasgos. Esta pintura figura entre las cinco que Matisse envió en 1906 al Salón de Otoño; no llamó especialmente la atención porque La joie de vivre, pintada el año antenor, era mucho más violenta y había sentado con mayor claridad las bases del fauvismo.


(Museo de Grenoble)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares