Visitantes

03 julio 2016

RENACIMIENTO

         Fase extremadamente brillante y renovadora por la que atravesaron la cultura, el arte y las letras europeas de 1450 a 1570 aproximadamente.

         Históricamente, el Renacimiento se originó en la era de los descubrimientos geográficos y las conquistas ultramarinas, el desmembramiento de la cristiandad y el desarrollo de los nacionalismos, la introducción de la imprenta, entre 1460 y 1480, y la consiguiente difusión de la cultura. Paralelamente a la revolución operada en el mundo de las ideas, surgió a principios del s. XV un renacimiento artístico en Italia (Renacentista) de empuje extraordinario. El artista tomó conciencia de individuo con valor y personalidad propios, se vio atraído por el saber y comenzó a estudiar anatomía, técnica del claroscuro, leyes de perspectiva, los modelos de la Antigüedad clásica, etc. Leonardo da Vinci, personalidad eminentemente del saber, dominó distintas ramas del saber. Es curioso que mientras surgía en Florencia el Quattrocento o primer Renacimiento italiano (s. XV) gracias a la búsqueda de las bases científicas del arte, se produjera un fenómeno parecido y simultáneo en Flandes (especialmente en pintura), basado sólo en la observación directa de la vida y la naturaleza. Este bajo Renacimiento tuvo gran repercusión en la Europa oriental (el Kremlin fue obra de artistas italianos). La segunda fase del Renacimiento, o Cinquecento (s. XVI), se caracterizó por la hegemonía de Roma, y hasta el saco de la ciudad en 1527 los papas decidieron en el mundo del arte (Julio II, León X, Clemente VII); con las guerras de Italia los artistas emigraron y propagaron los principios renacentistas por toda Europa occidental. Durante la segunda mitad del s. XVI se inició ya la decadencia del Renacimiento, que cayó en un rígido formalismo, y tras el manierismo dejó paso al barroco.

         En pintura, no sólo en Italia, sino también en Flandes y Alemania, manifestó notable auge, en especial en la pintura de caballete. En Italia la pinturadel Quattrocento se caracterizó por la pureza del dibujo (Ghirlandaio, Verrochio) y el sfumato (Leonardo), la elegancia (Botticelli) y el equilibrio de la composición (Mantegna y Perugino). Con el Cinquecento los centros pasaron a ser Roma y Venecia; la pintura de la primera ciudad sorprende por la grandiosidad (Rafael), y la de la segunda por el dominio del color y la luz (Tiziana, Tintoretto) y en ocasiones por su decorativismo (Veronese, Correggio, Andrea del Sarto). En Flandes se cultivó en especial el retrato de gran profundidad psicológica (Q. Metsys), el paisaje (Patenier), los artistas pasaron por un período de inquietud, y ello se refleja en las obras de Durero, Grünewald y Lucas Cranach. En España hay que mencionar los nombres de Pedro Berruguete, Yáñez de la Almedina, Fernando Llanos, Juan de Juanes, Sánchez Coello y El Greco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares