Visitantes

Translate

10 julio 2016


Édouard Manet (1832-1883)

Impresionismo. Realismo.

Manet, Édouard (París, 1832-1883) Pintor francés. Nacido en el seno de una familia de abolengo, Manet pronto dejó la carrera naval para dedicarse a la pintura. Su carrera artística comenzó hacia 1850 en el estudio de Thomas Couture, un pintor en absoluto estrecho de miras como profesor. Allí estuvo durante casi seis años y, al mismo tiempo, pudo copiar en el Louvre cuadros no sólo de Tiziano, Rembrandt y Velázquez, sino también de Goya, Delacroix, Courbet y Daumier. De Couture aprendió que para ser un gran maestro hay que escuchar las enseñanzas de los que lo han sido en el pasado, pero, por desgracia, el profesor era un antirrealista fanático y convencido. Enfurecido por las mofas que Manet hacía con respecto al Premio de Roma, Couture le dijo que nunca llegaría a ser otra cosa que el Rousseau de su época. Después de esto, Manet hizo su propia síntesis personal de la historia de la pintura y de lo que podía aprender viendo grabados japoneses. Y es que el pintor fué siempre un extraño ecléctico. En este sentido, Bownes se muestra bastante convincente al demostrar que de joven, sin llegar a considerarse un innovador, Manet sí trataba de hacer algo nuevo: Buscaba crear un tipo libre de composición que estaría, sin embargo, tan herméticamente organizada en su superficie como los cuadros de Velázquez.
El bebedor de absenta, 1859

Desde 1853 hasta 1856 Manet se dedicó a viajar por Italia, Holanda, Alemania y Austria, copiando a los grandes maestros. En 1859 presentó por primera vez al Salón su Bebedor de absenta, un cuadro que permitía sin problemas adivinar su adoración por Franz Hals, pero que provocó una turbulenta reacción en el público y en el jurado, inexplicable sin duda para un Manet que durante toda su vida lo único que buscó fue el éxito dentro de la respetabilidad. En los años sesenta, sin embargo, su pintura de tema español, tan de moda por entonces en Francia, fué bastante bien acogida, y en 1861 el Salón aceptó por primera vez un cuadro suyo, el Guitarrista español.

En realidad, Manet nunca fue un impresionista en el sentido estricto de la palabra. Por ejemplo, jamás expuso con el grupo y nunca dejó de acudir a los Salones oficiales, aunque le rechazaran. Sus objetivos no eran compatibles con los de los impresionistas, por mucho que se respetaran mutuamente. El tono general de la obra de Manet no es el de un pintor radical del campo únicamente preocupado por el mundo visual. El es un estilizado habitante de la ciudad, un caballero que se ajusta en todo al concepto decimonónico de dandi: un observador distante, refinado, que contempla desde una elegante distancia el espectáculo que le rodea. Desde este punto de vista, Manet concluye el que será, sin duda, uno de sus cuadros más escandalosos, rechazado en el Salón de 1863 y expuesto en el de los Rechazados, El almuerzo sobre la hierba.


 El almuerzo sobre la hierba, 1863
        El reto lo planteaba una realidad contemporánea, los bañistas del Sena, y la escena estaba reformulada en el lenguaje de los viejos maestros (el cuadro está claramente inspirado en la Fiesta campestre de Giorgione), compitiendo con ellos y, al mismo tiempo, subrayando las diferencias. Las escenas con el tema del ocio en el campo estaban ya muy enraizadas en el arte occidental y abundaban tanto en las ilustraciones populares como en el arte académico, pero el cuadro de Manet pertenece a un orden distinto, desconcertante por la evidente inmediatez con que se enfrenta al espectador. Sin embargo, pese a la aparente unidad del grupo, cada figura es una entidad separada, absorta en su propia actitud o meditación, de manera que ningún tipo de conexión narrativa puede explicar el conjunto. Y esta sensación de ruptura hace que el cuadro parezca desintegrarse en una especie de collage de partes independientes que sólo por un instante se agrupan gracias a su parecido, prestado, con el orden renacentista.
Olympia, 1965

Pero más escandalosa todavía fue la Olimpia, pintada en 1863 pero no presentada al Salón hasta 1865, donde naturalmente fue rechazada. Entre las razones por las que este cuadro iba a resultar chocante no son las menos importantes el hecho no sólo de que es una clara parodia de una obra renacentista (la Venus de Urbino), sino también una flagrante descripción de los hábitos sexuales modernos. Manet sustituye en él a una diosa veneciana del amor y la belleza por una refinada prostituta parisina. Pero lo que realmente desconcertó a los críticos de la época es que Manet no la idealiza, y Olimpia no parece ni avergonzada ni insatisfecha con su trabajo. No es una figura exótica o pintoresca. Es una mujer de carne y hueso, presentada con una iluminación deslumbrante y frontal, sobre la que el pintor muestra un perturbador distanciamiento que no le permite moralizar sobre ella.

Ambas obras entusiasmaron a los pintores más jóvenes por lo que suponían de observación directa de la vida contemporánea, por su naturalidad y por su emancipación técnica, y Manet se convirtió así, casi sin quererlo, en el personaje principal del grupo que se reunía en el Cafe Guerbois, la cuna del Impresionismo.


 Un bar en Folies-Bergère, 1882
        En 1867, hacia la época de la Segunda Exposición Universal en Paris, Manet, muy desalentado por su mal recibimiento en el Salón oficial, decidió seguir el ejemplo de Courbet unos años antes y dispuso, con su propio dinero, un pabellón donde presentó cerca de cincuenta obras sin, desde luego, ningún éxito público. En el prólogo del catálogo es muy probable que le ayudara su amigo el novelista Zola porque, de hecho, para su pintura durante toda la década de 1860, Manet contó con el apoyo escrito de Zola desde su puesto de crítico de arte para la revista semanal L'Evenement. Bajo estas circunstancias Manet pintó de él en 1867- 68, un retrato a la vez extraño.

Ningún pintor del grupo impresionista ha sido tan discutido como Manet. Para algunos, fue el pintor más puro que haya habido jamás, por completo indiferente ante los objetos que pintaba, salvo como excusas neutras para situar un contraste de líneas y sombras. Para otros, construyó simbólicos criptogramas en los que todo puede ser descifrado según una clave secreta, pero inteligible. Para algunos, Manet fue el primer pintor genuinamente moderno, que liberó al arte de sus miméticas tareas. Para otros, fué el último gran pintor de los viejos maestros, demasiado enraizado en una multitud de referencias histórico- artísticas. Algunos creen todavía que fué un pintor de deficiente técnica, incapaz completamente de conseguir una coherencia espacial o compositiva. Otros piensan, por fin, que fueron precisamente estos "defectos" los que constituyeron su deliberada contribución a las drásticas y enormemente fructíferas transformaciones que introdujo en la estructura pictórica.

Fuente: Texto extraído de www.mcnbiografias.com

Obra


Almendras, grosellas y melocotones, 1869

El balcón, 1869. Realismo

El chatarrero, 1869. Realismo

El embarcadero en Boulogne, 1869. Realismo

Embarque después de Folkestone, 1869

Interior de una cafetería, 1869. Realismo

La lectura, 1869

La salida del barco de Folkestone, 1869

Muchacho que sopla burbujas, 1869. Realismo

Playa en Boulogne, 1869. Realismo

Efecto de la nieve en Petit-Montrouge, 1870

El descanso, retrato de Berthe Morisot, 1870

En el jardín, 1870

Las carreras, 1870

Retrato de Eva Gonzales, 1970. Realismo

Retrato de Suzanne Manet, 1870. Realismo

Un brioche, 1870. Realismo

El puerto de Burdeos, 1871. Realismo

El puerto de Burdeos, 1871. Realismo

Interior en Arcachon, 1871

La Barricada (Guerra Civil), 1871. Realismo

Marina en Arcachon (Arcachon, el tiempo hermoso), 1871

Mujer joven con traje oriental, 1871. Realismo

Retrato de Monsieur Tillet, 1871. Realismo

Berthe Morisot con un abanico, 1872. Realismo

Berthe Morisot con un ramo de violetas, 1872

Las carreras en el Bois de Boulogne, 1872. Realismo

Morena con los pechos desnudos, 1872. Realismo

Mujer joven con velo, 1872. Realismo

Ramo de violetas, 1872. Realismo

Vista de Holanda, 1872. Realismo

Barco encallado, 1873

Croquet, 1873

En la playa, 1873

Ferrocarril, 1873

Golondrinas, 1873

La bola enmascarada en la ópera, 1873

Marguerite de Conflans con capucha, 1873

Paisaje marino en Berck, barcos de pesca y pescadores, 1873

Polichinela, 1873. Realismo

Un buen vaso de cerveza, 1873. Realismo.

Un buen vaso de cerveza, 1873. Realismo.

Cabeza de un hombre (Claude Monet), 1874

La familia Monet en su jardín de Argenteuil, 1874

La Señora con los admiradores. Retrato de Nina de Callias, 1874

Madame Manet en un sofá azul, 1874

Monet en su estudio del barco, 1874

Navegación, 1874

Orillas del Sena en Argenteuil, 1874

Parisina. Estudio de Ellen Andree, 1874

Bañistas en el Sena, 1875

El artista (Retrato de Gilbert
Marcellin Desboutin), 1875. Realismo

El Gran Canal, 1875

En las carreras, 1875

El gran canal de Venecia (azul Venecia), 1875

La amazona, 1875

La lavandera, 1875

Mujer con paraguas, 1875

Mujer joven con un libro, 1875. Realismo


Cabeza de un perro, 1876. Realismo

Stephane Mallarme, 1876


Mujer delante de un espejo, 1877

Mujer joven con sombrero redondo, 1877

Nana, 1877

Retrato de Antonin Proust (estudio), 1877

Retrato de Faure como Hamlet, c.1877


Autorretrato con casquete, 1878

Ciruela, 1878

Dos mujeres bebiendo bocks, 1878

El bebedores de bock, 1878

El reparando viales en, Rue de Berne, 1878

En el café, 1878

Eva Gonzales, 1878. Realismo

Hombre con sombrero redondo
(Alphonse Maureau), 1878

Mujer en una tina, c.1878

Mujer fijando su liga, 1878

Retrato de la señora Guillemet Julles,
c.1878. Realismo

Retrato de Lina Campineanu, 1878. Realismo

Retrato de una señora con
un pañuelo negro, 1878

Rubia con los pechos desnudos, 1878

Rue Mosnier decorada con banderas, 1878


Autorretrato con paleta, 1879

Cantante en un Café-Concierto, c.1879

El padre Lathuille, 1879

En el banco, 1979

En el bar 'Le Bouchon', c.1879

En el café-concierto, c.1879

En el invernadero, 1879

La camarera  de bocks, c.1879

Madame Manet en el invernadero, 1879

Mujer con un alfiler de oro, 1879

Mujer joven entre las flores, 1879

Mujer leyendo, c.1879

Retrato de Emilie Ambre en el
papel de Carmen, c.1879

Retrato de George Moore, 1879

Retrato de Georges Clemenceau, 1879

Retrato de Mademoiselle
Isabelle Lemonnier, c.1879

Retrato de Monsieur Brun, 1879

Retrato de una dama, c.1879


El jamón, 1880. Realismo

El jardín en Bellevue, 1880

El limón, 1880. Realismo

El paseo, 1880

El suicidio, c.1880

Espárragos, 1880. Realismo

Esquina de un café-concierto, 1880

Interior de un café, c.1880

Isabelle Lemonnier con un manguito, c.1880

Madame Manet en Bellevue, 1880

Madre en el jardín en Bellevue, 1880

Manojo de espárragos, 1880. Realismo

Mujer con un gato, c.1880

Mujer joven dando un paseo
con la sombrilla abierta, 1880

Mujer joven en el jardín, 1880

Naturaleza muerta con brioche,
c.1880. Realismo

Naturaleza muerta con flores, 1880

Niña con cuello de pajarita, 1880

Retrato de Clemenceau en la tribuna,
1880. Realismo

Retrato de componer
Emmanual Chabrier, c.1880

Retrato de Ernest Cabaner,
1880. Realismo

Retrato de Irma Brunner, c.1880. Realismo

Señora en una piel, c.1880


Banco, 1881

El modelo de 'Bar Folies-Bergère', 1881

El periodista Henri Rochefort, 1881. Realismo

El sombrerero, 1881

Jeanne Martin en vestido rosa, 1881

La huida de Rochefort, c.1880

Madame Jeanne Martin con bonete, c.1881

Pertuiset, caza de león, 1881. Realismo

Retrato de Henry Bernstein
como un niño, 1881


El pintor de animales, 1882

Estudio para 'Bar Folies-Bergère', 1882

Flores en un florero cristalino, c.1882

La casa en Rueil, 1882

Lilas en un jarrón, c.1882

Melocotones, 1882

Mujer en pieles
(Retrato de Mery Laurent), 1882

Mujer joven en el jardín, 1882

Mujer joven en un salto de cama,
1882

Otoño (Estudio de Mery Laurent), 1882

Primavera
(Estudio de Jeanne Demarsy), 1882

Ramo de flores, 1882

René Maizeroy, 1882

Retrato de Madame Michel-Levy, 1882

Rosas en un florero, 1882

Rosas en un vaso de champán,
c.1882. Realismo

Rosas y clematis en un florero
cristalino, c.1882

Rosas y tulipanes, 1882. Realismo

Un rincón del jardín en Rueil, 1882. Realismo


Cabeza de Jean-Baptiste Faure, c.1883. Realismo

Dos rosas en un mantel, c.1883. Realismo

Lilas y rosas, 1883


Retrato de Berthe Morisot

Taller del artista. Realismo

Entradas populares