Visitantes

04 julio 2016

ARTE GÓTICO

Estilo que caracterizó las manifestaciones artísticas de Europa desde mediados del s. XII hasta el Renacimiento. La palabra gótico fue empleada por los humanistas italianos renacentistas para designar peyorativamente un arte nacido en la Europa nórdica. Pese a lo impropio del término, este ha quedado definitivamente aceptado.

En cuanto a pintura, en un primer período el desarrollo de la vidriería domina toda la pintura, hasta transferir sus formas a las miniaturas que decoran los  códices con imágenes de vivos colores (Salterio de San Luis, 1253-70, Biblioteca Nacional de Paris). Este estilo, conocido como franco-gótico, influyó en las pinturas españolas sobre tabla del s. XIII y principios del XIV. Un segundo período corresponde a la influencia de los pintores florentinos (Giotto) y, sobre todo, sieneses (Pietro y Ambroggio Lorenzetti, Simone Martini, etc., todos del s. XIV); es el estilo italo-gótico, introducido en España por Ferrer Bassa (pinturas de Pedralbes, 1346) y desarrollado por Ramón Destorrents y Jaume y Pere Serra. A fines del s. XIV y principios del XV aparece un nuevo estilo, el llamado gótico internacional, en el que confluyen influencias francesas, flamencas y germánicas y cuyas composiciones se caracterizan por la elegancia caligráfica de la línea, por sus colores brillantes y esmaltados y por una predilección acentuada por lo fantástico. A esta tendencia pertenecen las obras de Melchor de Broederlam, pintor de la corte de Sorgoria, cuyo papel fue decisivo en la creación del estilo (tablas del Museo de Dijon, Francia); las maravillosas miniaturas del libro Las muy ricas horas del duque de Berry, de Jean y Paul de Limbourg (Museo Conde, Chantilly); en Alemania, las obras de la escuela de Colonia, de Konrad Witz y de Stefan Lochner; en Bohemia, las de Teodorico de Praga; en Italia, las de Pisanello, Sanseverino y Masolino da Panicale; en Cataluña, las de Lluis Borrassa, Bernat Martorell y Ramón de Mur. La brillantísima escuela de pintura sobre tabla que se desarrolló en Flandes en el s. XV, tras la obra maestra de Jan van Eyck (Políptico del Cordero Místico, catedral de San Bavon, Gante, 1432), y de la que forman parte Roger van der Weyden, Petrus Christus, Dirk Bouts, Hugo van der Goes, Hans Memling, etc., ejerció una influencia considerable sobre la pintura del último periodo gótico. Este gótico flamenco, caracterizado por una cristalina agudeza óptica, por la presencia del paisaje y por la aparición de la profundidad del espacio mediante la perspectiva, impregnó en España el arte del valenciano Lluís Dalmau (Virgen de los Consellers, 1445, MNAC, de Barcelona) y, a continuación, la obra de Jaume Huguet, Bartolomé Bermejo, Fernando Gallego y Pedro de Berruguete. En Portugal inspiro el arte de Nuno Gonçalves. En Francia, las obras de Jean Fouquet y de Nicolás Froment (Resurrección de Lázaro, 1461, Uffizi), nacidas en el ambiente del gótico internacional, señalan los comienzos de la evolución hacia el nuevo estilo de Flandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares